Escorts de lujo: ¿capricho o necesidad?

En la actualidad, existe una gran variedad de servicios en la red a los cuales se puede acceder de manera fácil y rápida. Precisamente, los servicios sexuales es uno de ellos y se puede plantear el debate si su servicio es realmente una necesidad o un capricho. En líneas generales, se puede establecer el sexo como un deseo más que una necesidad, debido a que si se carece del mismo se puede seguir viviendo. Una necesidad es justamente todo aquello de lo que se necesita para vivir y si se carece, peligra la existencia.

Sin embargo, si se habla de una escort de lujo o luxury escort, es evidente que se trata de un capricho, de un lujo que solamente los empresarios pueden darse. Precisamente, un servicio de escort de lujo implica un gasto significativo que no cualquier persona puede afrontar.

¿Por qué existe el servicio de escort de lujo?

Justamente, esta clase de servicios se presta porque existe un amplio público consumidor que lo requiere de manera permanente y paga un alto precio por el mismo. Una escort de lujo no solamente viene a cubrir los deseos sexuales de los clientes sino que además puede asistir a eventos sociales o simplemente ser la dama de compañía en cualquier momento que el individuo lo requiera.

Una de las características más destacadas del servicio de escort es que se trata de mujeres más instruidas que la media, además de tener un aspecto más refinado. De este modo, los empresarios están dispuestos a pagar altas sumas de dinero para recibir este servicio integral.

Sería como un servicio sumamente completo, ya que no solamente se las contratan para satisfacer los deseos que puedan tener en la cama, sino fuera de ella. Precisamente, su precio está relacionado con el estándar de vida que deben llevar, debido a que por lo general, trabajan con una cartera de clientes reducida y además exclusiva.

De este modo, se mueven dentro de un círculo cerrado en donde solamente los clientes más exclusivos tienen acceso a las mismas. Además, en muchas ocasiones se otorgan el servicio o un primer contacto a través de una recomendación directa, de otro modo, sería prácticamente imposible.

¿La contratación de escort para reuniones sociales es una costumbre?

En la alta sociedad es una costumbre que tienen los hombres de negocios. Llevar del brazo a una mujer realmente atractiva es casi un deber o una obligación para los hombres poderosos y no siempre pueden cumplir con dicha consigna; por lo tanto, contratar a una escort de lujo puede ser sumamente conveniente.

Sin embargo, a pesar de que la mayoría lo hace en público y se ha tornado una costumbre, en realidad es una práctica que se realizaba desde mucho tiempo antes, pero encerrado en una habitación de hotel.