La serie “The Girlfriend Experience” explora la otra cara de las escorts

Lo mejor de “The Girlfriend experience” es que no se puede encontrar cualquier otra cosa parecida en la televisión. La íntima y cruda historia de Christine (Riley Keough), una joven que se encuentra una nueva vida en el mundo de las “relaciones transaccionales”. Con eso, nos estamos refiriendo a lo que los co-creadores de Lodge Kerrigan y Amy Seimetz han diseñado. Escribieron cada episodio juntos, pero tampoco habría sido posible sin Steven Soderbergh, que diseñó un entorno para Kerrigan y Seimetz y que así crearan el espectáculo que él quería ver. La edad dorada de las series ha coincidido con la llegada del cine independiente de talento a la televisión. Eso no es una coincidencia.

Hay un montón de otras cosas buenas en esta serie, aunque, sin duda. “The Girlfriend Experience” está en un nivel de ejecución único en la televisión, con una mirada familiar para los fans de Soderbergh. Hermosa, pero a menudo también aséptica. No hay ningún desorden en el mundo de Christine: vive en un bonito y espacioso apartamento de Chicago, visitas de alto nivel, hoteles y restaurantes, lo típico de las escorts de lujo. Cada superficie parece estar hecha de vidrio pulido y acero. Duro y hermoso. Muchas veces, un espectáculo que encuentra su tono con su protagonista, y las palabras que vienen a la mente al describir a Christine incluyen “contundente” y “carente de alegría.” Pero eso no la hace imposible de ver.

Una serie muy bien ejecutada

“The Girlfriend Experience” hace un uso excelente de cliffhangers que prácticamente te obligan a ver el siguiente episodio. Por otro lado, sus tonos sombríos tienen bastante que ver con el estado de ánimo en que vive su protagonista.

Tras varios párrafos sin utilizar la palabra “prostitución”, llega el momento. Pero es que “The Girlfriend Experience” es mucho más que las noches que Christine pasa con los clientes más complejos. El estigma de ser pagado por sexo está presente en el show, pero más allá del hecho de que existe un verdadero peligro para Christine en su nueva vocación de hacerse conocida, la moral no se cuestiona aquí.

La versión fácil de esta historia es la que explica que Christine cae en el juego de la prostitución, es castigada por ello y se queda atrás. Pero no es en absoluto lo que sucede. Hay un montón de temas que se tratan de manera excelente, como su intento de equilibrar las múltiples vidas y los múltiples mundos en que se encuentra inmersa. Parece algo muy real que le podría suceder a cualquier persona de nuestro entorno, incluso a ti misma. Obviamente, todo lo que sucede en la serie se hace duro de ver, pero es al mismo tiempo un hermoso trabajo que refleja bastante bien el trabajo de las escorts.

gfe

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *